UN ENFOQUE CUANTITATIVO PARA LA EVALUACION GENETICA DE LA TOLERANCIA AL CALOR EN VACAS LECHERAS.

Carlos J. Lucena S. M.V., MSc. Departamento de Producción Animal y Tecnología Decanato de Cs. Veterinarias. UCLA. Núcleo Tarabana, Edificio G. cseijas@ucla.edu.ve

                Es suficientemente conocido que la producción de leche, la salud  y la reproducción de vacas lecheras se afecta significativamente por las condiciones de estrés calórico presente en las regiones tropicales y subtropicales del mundo, en esas circunstancias las vacas dedican una parte importante de su fisiología a mantener su condición de homeotermia, restando por supuesto esfuerzos metabólicos y fisiológicos que idealmente deberían ser dirigidos a la producción, no obstante existen variaciones genéticas entre los animales que hace a unos mas “adaptados” que otros a la hora de lidiar con las condiciones de estrés calórico. Cuando señalamos esto obviamente el lector piensa, ¡claro,  existen razas más “adaptadas” que otras! eso indudablemente es cierto, sin embargo así como dentro de las razas hay variación genética para la producción de leche, es decir dentro de las razas existen animales con genotipos superiores que pueden aprovechar mejor las condiciones ambientales para producir más leche, es lógico pensar que dentro de las razas deben existir animales con variación genética que le permitan mantener su temperatura corporal más fácilmente frente a condiciones adversas del medio ambiente. Tradicionalmente en nuestro país, como en muchos países tropicales,  se han aprovechado características genéticas no aditivas como la heterosis y aditivas como la complementariedad a través de los cruzamientos para encontrar genotipos adecuados a condiciones climáticas y de alimentación adversas para el ganado productor de leche, sin embargo recientemente  se han publicado nuevas metodologías que potencialmente permitirían evaluar genéticamente los animales desde otro enfoque cuantitativo. El objetivo de este artículo es conocer esa metodología e indagar su posible uso en ganados tropicales. Si asumimos que la producción de leche y el estrés calórico (expresado como una combinación de temperatura ambiental y humedad relativa) son variables cuantitativas, si se encuentra una función apropiada, podría en teoría desarrollarse una evaluación genética para la tolerancia al estrés calórico dentro de una raza lechera en particular, en otras palabras hay la posibilidad de tener “DEPs” para la tolerancia al calor. Desde principios de esta década investigadores de la Universidad de Georgia en Estados Unidos, usando ganado Holstein principalmente, han venido desarrollando algunos modelos que utilizan información de estaciones meteorológicas cercanas a fincas lecheras y relacionándolas con los niveles de producción de leche, que consideran la disminución en el rendimiento lechero como una función de un índice de Temperatura-Humedad (ITH). Los hallazgos preliminares incluyen que fijando la humedad relativa en 100% el estrés calórico comienza a los 19-21°C, nada nuevo, pero encontraron también que la tolerancia al calor tiene un componente genético aditivo substancial (¡aja! esto si es nuevo) y que la correlación entre la producción de leche en condiciones mas benignas y la tasa de descenso en la producción de leche en condiciones adversas (alto ITH) es de -0,4, lo que significa que animales criados en condiciones adversas mostrarán gradualmente mejor rendimiento en esas condiciones y es posible identificarlos!. Para las evaluaciones se usaron miles de datos de pesadas de leche pertenecientes a miles de lactancias asociados a miles de datos de ITH originados en estaciones cercanas (3 Km en promedio), alejadas (350 Km) o en la propia finca. Los datos de producción de leche se ajustaron por etapa de lactancia y numero de partos. En general la disminución de la producción fie de alrededor de 0,9 Kg por  incremento de la unidad de ITH por encima del limite considerado de estrés calórico (72). Una observación muy interesante fue que las mediciones de estaciones climáticas alejadas fueron tan o más predictivas del cambio en producción de leche que las mediciones en la propia finca, probablemente porque la calidad de los datos climatológicos eran mejores en las estaciones que en las fincas. Finalmente se calcularon diferencias esperadas en la progenie (DEP’s) para tolerancia al calor de los toros en estudio y estas tuvieron un rango de −0,48 a 0,38 kg leche/unidad de ITH >72/día; Las DEP’s para producción de leche estuvieron entre  −8,9 y 7,9 kg/día. Analicemos ahora las DEP’s de producción y reproducción de los 100 mejores y los 100 peores toros para la tolerancia al calor por esta metodología

 

Mas
tolerantes

Menos
tolerantes

Diferencia

Leche (Kg)

-751

373

-1124

Grasa (%)

0.08

-0.02

0.1

Tasa de preñez de las hijas

0.14

-1.49

1.63

Vida productiva (m)

-0.22

-1.12

0.9

 

Los toros que fueron más tolerantes al calor transmitieron menor potencial genético para la producción de leche pero mayor porcentaje de grasa, eficiencia reproductiva y vida productiva que los toros menos tolerantes al calor. En conclusión podemos decir que en teoría es posible la evaluación genética cuantitativa para tolerancia al calor en vacas lecheras, aunque aun faltan investigaciones adicionales para aumentar la exactitud de los datos. Las hijas de los toros más tolerantes al calor produjeron menos leche, como se podría esperar, pero se reprodujeron mejor y resistieron mayor tiempo en la finca sin ser descartadas, situación muy interesante si esas características se presentan también en rebaños con sistemas de producción menos intensivos. Una evaluación como esta podría ser hipotéticamente posible con ganado tropical siempre y cuando se reúnan las condiciones de organización, registro, control y cooperación ganadera para la obtención de datos fenotípicos y genealógicos de calidad. Disponer del conocimiento de cuales toros podrían ser probados como tolerantes al calor dentro de una raza en particular, podría contribuir con el progreso genético de poblaciones bovinas especializadas en la producción de leche en ambientes tropicales.

 

Nota: para referencias, consultar a cseijas@ucla.edu.ve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: